" La historia no empieza mañana.
La historia es obra de cada día, y de todos los días."
Roberto Noble, mi padre
Roberto Noble
"Soy"

Noble, un argentino visionario

Después de muchos años de trabajo intenso de recopilación de información y de testimonios, Guadalupe Noble publica en el año xxx el libro sobre la vida de su padre, Roberto Noble, en todas sus facetas, desde legislador por el socialismo, creador de la Ley Noble de propiedad intelectual 11723 y fundador del diario Clarín .

Noble, un argentino visionario compendia la personalidad del político socialista y empresario. Editado por Sudamericana, el libro -que incluye testimonios de quienes trabajaron con él y fotografías- fue presentado en la Sociedad Argentina de Autores y Compositores (Sadaic), una de las entidades que vieron la luz por su trabajo legislativo.

Tapa Libro Noble, un visionario argentino de Guadalupe Noble

Astronomy binoculars is a great alternative

Lorem Ipsum is simply dummy text of the printing and typesetting industry. Lorem Ipsum has been the industry’s standard dummy text ever since the 1500s, when an unknown printer took a galley of type and scrambled it to

There are many variations of passages of Lorem Ipsum available, but the majority have suffered alteration in some form, by injected humour, or randomised words which don’t look even slightly believable. If you are going to use a passage of Lorem Ipsum, you need to be sure there isn’t anything embarrassing hidden in the middle of text. All the Lorem Ipsum generators on the Internet tend to repeat predefined chunks as necessary, making this the first true generator on the Internet. It uses a dictionary of over 200 Latin words, combined with a handful of model sentence structures, to generate Lorem Ipsum which looks reasonable. The generated Lorem Ipsum is therefore always free from repetition, injected

It is a long established fact that a reader will be distracted by the readable content of a page when looking at its layout. The point of using Lorem Ipsum is that it has a more-or-less normal distribution of letters, as opposed to using ‘Content here

SIGUE SIENDO UN MODERNO Que los hijos vienen con un pan bajo el brazo lo comprobé en 1960. Lo traía una hija y en mi caso el símbolo del refrán llegó reconvertido: lo que Milena me trajo fue un "clarín". Llevaba yo una década bregando en sitios muuy ajenos a una redacción y quiso la lotería de 1960 que a mis treinta años me tomaran. una prueba en Clarín. La pasé (no sin algún sofocón) y en semanas salté de reportero (el movilero de hoy) a cronista. Mi pasión por el oficio era tal que esperaba la medianoche no para volver a mi casa, sino para recibir la edición todavía entintada del ejemplar recién impreso. Feliz y atento, como si se tratara de un incunable, lo desplegaba sobre mi escritorio y (pucho/café conmigo) lo recorría desde el título de portada hasta los amables versículos porteños con que Cora Cané cerraba, coplera, la contratapa. La redacción de este Clarín contaba con plumas notables y más experimentadas que la mía: Horacio Estol, Conrado Nalé Roxlo, Edmundo Gibourg, Luis Soler Cañas, Raúl González Tuñón, Ricardo Marchetti, Lisardo Zía, Cayetano Cordoba Iturburu, María Angélica Bosco, Alberto Arancibia, Héctor Agosti, Dardo Cúneo, León Bouché, Ignacio Covarrubias, Luz Cortejarena, Rodolfo Arizaga, León Mirlás, Carlos Warnes ("César Bruto"), Luis Alberto Murray y Lino Palacio, a las que se sumaron una década después Juan Carlos Portantiero, Osvaldo Bayer, Alberto Ure, entre otros. Así lo viví y así lo recuerdo medio siglo después, al acompañar a Guadalupe Noble en esta entrañable tarea de hacer justicia a padre tan singular. En mi caso, a celebrar no sólo a una persona decisiva en mi destino profesional, sino a quien considero fundador y director del más singular cotidiano que tuvo la Argentina durante el siglo XX. Más allá de los paralelos que puedan hacerse con figuras destacadas como Natalio Botana, Ricardo García y el esforzado Jorge Fontevecchia de estos días, Noble sobresale por dedicar su periódico, en horas difíciles, a acompañar proyectos que destrabaron al país de su retraso y lo sumaron a la modernidad. Los tres libros de su autoría y la dirección social impuesta a Clarín probaban que al diputado joven y al ministro adulto, los continuaban con igual pasión (pero más experiencia) el espíritu hacedor del comienzo. En este sentido fue el periodista argentino del siglo XX que más hizo por fortalecer la República y bregar por un desarrollo faltante. Un visionario que, como siempre sucede, sembró para el fuuro. Tal la trayectoria de quien creo merece no sólo este libro, sino un sucesor que continúe en el siglo XXI lo que él dejó señalado en si Clarín y en sus libros en la segunda mitad del XX. Esteban Peicovich
Archibaldo Lanús
Esteban Peicovich
SIGUE SIENDO UN MODERNO
Ir arriba