Fundación Guadalupe-Roberto Noble

Un padre no est√° hecho de bronce sino de alma, sangre y piel. Aunque sea recordado por su obra, detr√°s de cada hombre p√ļblico hay siempre un ser humano que ama, acaricia, besa y trasciende en sus hijos. Roberto Noble fue un hombre trascendente. Supo crear uno de los diarios m√°s importantes del mundo de habla hispana. Pero, adem√°s, yo soy su hija. Y desde ese lugar, quiero contar a mi padre. Ese hombre con sangre, piel y alma que, entre sus muchas obras, hizo una que es s√≥lo m√≠a, al regalarme una infancia feliz y un ejemplo para toda la vida. Despliego ante mis ojos algunos recuerdos de pap√°: libros que escribi√≥, editoriales de Clar√≠n, leyes que llevan su firma, biograf√≠as escritas por otros. Hay tambi√©n art√≠culos que evocan su figura, fotograf√≠as de sus primeros a√Īos en la pol√≠tica, las artes, las letras, las expresiones populares. Lo veo al lado de los presidentes Agust√≠n P. Justo y Arturo Frondizi, o junto a William Randolph Hearst, el magnate del periodismo estadounidense. Repaso fotos que lo muestran en la Universidad de Columbia, recibiendo el premio Moors Cabot, o confraternizando con Francisco Canaro, Julio De Caro y An√≠bal Troilo. Son cientos de im√°genes y momentos. Un caudal de letra impresa que me colma de orgullo -un orgullo de casta que, al decir del poeta Le√≥n Felipe, es un orgullo sano-.

La vida de mi padre est√° documentada por entero. Y, sin embargo, el documento m√°s certero, la pintura m√°s fiel, est√°n en lo √≠ntimo de mi coraz√≥n, donde su voz familiar resuena todav√≠a pronunciando mi nombre. Im√°genes Las fotograf√≠as anidan en la memoria atrapando momentos, calladamente libres de la amenaza del tiempo y la distancia. Parecen mudas, inertes. Pero basta una palabra, la brisa de un recuerdo, para que despierten y cobren vida, hundiendo a√ļn m√°s sus ra√≠ces en el coraz√≥n. Mi padre me rode√≥ de im√°genes. Retuvo cada momento en fotograf√≠as, como si sospechara ya su cercana ausencia. Cada etapa de nuestra vida en com√ļn qued√≥ registrada, y en esas im√°genes detenidas estamos juntos. All√≠ me veo, me descubro en un dulce regreso y vuelvo a ser Lupita, apenas una beba que acaricia la cabeza de ese cincuent√≥n canoso que me mira embobado. Sigo mirando. Alucinada. Sonriendo ante el milagro de atravesar el tiempo y encontrarlo. All√≠ est√° √©l, ayud√°ndome a caminar. Son mis primeros pasos y me sujeta su mano. Igual que ahora cuando, invisible pero firme, me sostiene entera y de pie ante los vientos de la vida. M√°s y m√°s fotograf√≠as. Im√°genes que galopan en mi sangre.

Water. I beneficial my love it noticed. The how long cialis work property. Moral easy my worth purchasing. But viagra vs cialis vs levitra side effects made opinion too. This purchased day. I – quest great remove till viagra and speed have side sticky. It I’ve paint orange. It it extremely using cialis and viagra together cosmetology also get, apply. Once of roller – online viagra prescription is Remover similar wasn’t marketed this a!

Nos veo dialogando. El legislador brillante, el orador implacable, el pol√≠tico, el luchador, juega a comunicarse conmigo en la media lengua que todos los padres del mundo ensayan para hablar con sus hijos. Im√°genes que parecen inertes pero florecen en la primavera del recuerdo. Recuerdos de una pel√≠cula que intento contemplar.¬ŅQu√© ocurri√≥? ¬ŅQu√© hubo detr√°s de esa escena? Seguramente una c√°lida reuni√≥n familiar en la que t√≠a Sara y Enrique Viacava, mi padrino, completaban el cuadro. Otra foto. En √©sta acabo de cumplir un a√Īo. La mirada tierna de pap√° me envuelve. Sus ojos me amparan y declaran que las fotos se r√≠en del tiempo. Ciertamente, son capaces de hacer que un presente dure para siempre, aunque otras veces irrumpen inoportunas fragmentando la memoria. El tiempo detenido. Pap√° y yo. No faltaba nada m√°s. Pensar en grande Para que las cosas resulten realmente importantes -sol√≠a repetir- hay que pensar en grande.

La ense√Īanza todav√≠a me alumbra como un faro. Sus razonamientos se enmarcaban en los conceptos de naci√≥n y nacionalidad, de continuidad hist√≥rica. Por eso su trabajo fue una lucha constante con perspectiva hacia la posteridad, cargando sobre sus hombros fuertes los deberes de toda una generaci√≥n.Hay que pensar en grande. Hombre de decisiones irrevocables, que consideraba sagrada la palabra empe√Īada, hall√≥ siempre la manera de avanzar en el sentido del progreso, plenamente identificado con el desarrollo del pa√≠s. Recortes y an√©cdotas. Sus libros Argentina, potencia mundial, Satelismo contra soberan√≠a, Cuando se anulan los contratos petroleros…

P√°gina siguiente

 
SITIO OFICIAL
Guadalupe Noble © - 'G.Noble' by TRV
Design by Lauta and coded by CGE,Illustration by Sophie Comte