Roberto Noble, periodista – Emitida 8 de junio de 2006

Ayer se festejó el Día del Periodista.
Por eso, desde este pequeño espacio, quiero brindarle un homenaje a uno de los hombres que engrandecieron este oficio: mi padre, Roberto Noble.
Yo sé que cuando el cariño está de por medio, la objetividad se hace difícil de sostener. Por eso, trataré de contarles solo algunos hechos y actitudes que hablan por sí solas de su protagonista.
En 1930, con solo 28 años, Roberto Noble se convirtió en el Diputado más joven de la historia parlamentaria argentina, por el Socialismo Independiente; ley 11.723…

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.


Ya por entonces alternaba la política con el trabajo periodístico dirigiendo “Crítica Social”, el periódico del Partido Socialista Independiente.
A los 31 años fue Ministro de Gobierno de la Provincia de Buenos Aires,
a los 36 años, desencantado con la política decidió retirarse de la función pública para siempre, dijo “me corto la coleta”
Hizo de la Estancia “Santa María”, partido de Lincoln, una estancia modelo.
Esta nueva ocupación en su vida a la que se volcó con pasión le duró muy poco tiempo, sintió que no podía ser un simple espectador de la vida política argentina y decidió hacer la apuesta más fuerte de su vida: crear un diario
para ello vendió todo, su estancia, propiedades en Buenos Aires y hasta el auto
Y aquí viene una anécdota que me contó un testigo, su gran amigo y primo, mi padrino Enrique Viacava, famoso médico oncólogo, que estaba presente
Reunió a sus hermanos y amigos para anunciarles que iba a crear un diario y mostrarles el primer mono.
En esa reunión un periodista veterano intentó hacerlo cambiar de idea
le dijo: “Si yo fuera dueño de un diario lo vendería para comprar una estancia, y usted quiere vender la estancia para fundar un diario”.
Pero la decisión ya estaba tomada
y cuando mi padre tomaba decisiones nada en el mundo podía moverlo de su idea.
Dijo: “Los pesimistas se van, los optimistas se quedan”.
Viacava contó que se fueron todos menos él, que no entendía nada de diarios pero se quedó para acompañar a su amigo.
Así nació Clarín, contra viento y marea, que en lugar de ocupar el espacio libre de información que existía por la tarde, salió como matutino.
Cuando le preguntaron por qué había decidido librar una batalla tan difícil contra los gigantes de la mañana, mi padre respondió: “Muy sencillo. Porque en un concierto de tambores, salgo a tocar el clarín. Quiero dar una nota nueva”.
Esto se reflejaba en el slogan del nuevo medio: “un toque de atención para la solución de los problemas argentinos”.
Y así, el 28 de agosto de 1945 sale en tabloide, 120 mil ejemplares y llega al éxito enseguida.
Roberto Noble tenía más experiencia en el oficio que los más experimentados profesionales sabia de redacción, escribía las editoriales, administración, publicidad, manejo de  hombres, conducción política… contaba con unos redactores de lujo.
La casa de la fundación fue en un edificio de la calle Moreno, 840, entre Piedras y Tacuarí (fue una premonición, porque su sede definitiva da sobre la calle Piedras y Tacuarí).
Se imprimía en el taller de Noticias Gráficas.
Para manejarlo, Roberto Noble decidió mantener una línea de independencia política y económica. Esto significó un coto de papel.
Es así que no dejó de expresar su oposición a la figura de Perón, a quien acusaba de totalitario y demagógico
En una ocasión el diario llegó a salir con 12 páginas, ya que la restricción al consumo de papel que se le asignó alcanzaba para eso.
Dicen que fue el diario de la síntesis perfecta, que no faltaba ninguna noticia de interés público. Con casa definitiva y maquinaria propia.
En el año 60 ya vendía 400 mil ejemplares
Roberto Noble murió en el 69, en la plenitud de su vida.
A pesar de todas las dificultades, en 15 años de vida, “Clarín” se transformó en el diario de habla hispana de mayor tirada en el mundo (400 mil ejemplares) y mi padre, como periodista, siguió apostando desde sus editoriales por los mismos ideales que sostenía desde sus tiempos de legislador: el sueño de un país grande, justo e independiente.
Ese periodista me dio el apellido y me legó algo mucho más importante: su amor a la patria y los valores y convicciones que me acompañan todos los días y me marcan el camino. Y ese es mi mayor orgullo.

 
 
SITIO OFICIAL
Guadalupe Noble © - 'G.Noble' by TRV
Design by Lauta and coded by CGE,Illustration by Sophie Comte